26-02-2021

VITAMINAS

Descripción e información sobre las Vitaminas.

Vitaminas

 

¿Qué son?

Con el nombre de vitaminas, se denomina a una lista heterogénea de compuestos orgánicos, biológicamente muy activos, e imprescindibles para mantener el metabolismo con normalidad y el crecimiento. 

Las vitaminas se designan por una de sus propiedades, separándose en dos grupos:

  1. Liposolubles (se disuelven en grasas): A, D, E, K y F.
  2. Hidrosolubles (se disuelven en agua): C, tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, piridoxina, ácido fólico y B12.

Los requerimientos diarios de vitaminas son mínimos, sin embargo el organismo no las puede elaborar y dependemos directamente de lo que tomamos a través de los alimentos o de la exposión al sol (vitamina D). 

No existe alimento alguno que contenga todas las vitaminas necesarias. Por lo que nuestra dieta ha de ser obligatoriamente variada: hay que tomar todos los días alimentos de los cuatro grupos conocidos (pan y cereales integrales, hortalizas-frutas, lácteos , y carnes-pescados-huevos-legumbres); así estarán cubiertas  de sobra todas nuestras necesidades vitamínicas.

 

Funciones, fuentes alimentarias, enfermedades carenciales y por exceso.

  1. Vitaminas liposolubles:

Vit. Liposolubles

Función

Fuentes alimentarias

Carencia

Exceso

 

A

(Retinol)

Interviene en la visión, crecimiento, integridad tejidos epiteliales, reproducción e inmunidad.

 

Alimentos origen animal: retinoides (hígado, pescados, lácteos y yema de huevo)

Alimentos origen vegetal: carotenoides provitamínicos (albaricoque, naranja, zanahoria, patata o pimiento rojo).

 

Su deficiencia puede ocasionar ceguera en la infancia, retraso del crecimiento, alteración de la inmunidad, entre otras.

 

Anorexia, crecimiento lento, sequedad y agrietamiento de la piel, hepatoesplenomegalia, fragilidad ósea, hipertensión intracraneal, alopecia, entre otras.

 

D

Aumenta la absorción intestinal de calcio y fósforo, reabsorbe el fósforo en el riñon, y estimula la actividad osteoclástica en el hueso.

 

Hígado de los pescados, yema de huevo, lecha y mantequilla,

También pescados como sardina, salmón y arenque.

 

Los pediatras recomiendan la administración a los lactantes, durante el primer año de su vida, de suplementos de vitamina D en forma de gotas.

 

Su deficiencia ocasiona Raquitismo, Osteomalacia y Osteoporosis.

 

Hipercalcemia, que puede causar anorexia, pancreatitis, hipertensión, arritmias, efectos sobre el Sistema Nervioso Central, litiasis e insuficiencia renal, entre otras.

 

E

(Tocoferol)

Antioxidante muy potente.

 

También ayuda a mantener el sistema inmunitario frente a virus y bacterias.

 

Aceites vegetales (oliva y maíz), frutos secos ( castañas y pepitas de girasol), lácteos y huevos.

 

Aunque rara, su carencia se observa en prematuros de bajo peso y en malabsorción, entre otros.

 

Se manifiesta a través de anemia hemolítica, trastornos neuromusculares y retinopatía pigmentaria.

Desconocidos.

 

K

Produce proteínas que ayudan a  coagular la sangre y ayuda al organismo a construir huesos y tejidos saludables.

 

Leche de Vaca, hígado, soja, brócoli, tomate, espinacas, entre otros.

 

Los Recién Nacidos reciben dosis preventiva de Vitamina K por vía IM.

 

Su carencia ocasiona una Enfermedad hemorrágica precoz o tardía (2-7 días) en el Recién Nacido.

 

No se han establecido.

 

Los análogos (que ya no se utilizan) producían anemia hemolítica, ictericia, kernicterus y muerte.


 

  1. Vitaminas hidrosolubles:

Vit. Hidrosolubles

Función

Fuentes alimentarias

Carencia

Exceso

 

C

(Ácido Ascórbico)

 

Oxido-reductora.

 

Se necesita para el crecimiento y reparación de todas las partes del cuerpo.

Frutas ( fresa, naranja, kiwi) y Verduras      (pimiento, Col de Bruselas, brócoli).

 

 Aconsejable su consumo con los alimentos recién recolectados.

 

Escorbuto (por deficiencia severa 1-3 meses).

 

Problemas digestivos a dosis altas (superiores a 2 g): dolor abdominal o diarrea osmótica.

 

Evitar en pacientes con antecedentes de litiasis renal o con enfermedades asociadas a un depósito excesivo hierro (talasemia, hemocromatosis).

 

B1

(Tiamina)

 

Ayuda a convertir hidratos de carbono en energía.

 

Frutos secos, hígado, huevos y pescado.

 

Beri-beri

(endémica del sudeste asiático, rara en niños)

 

Casos aislados de prurito y anafilaxia tras administración parenteral de esta vitamina.

 

B2

(Riboflavina)

 

Ayuda en la producción de glóbulos rojos y liberación de energía de las proteínas.

 

Hígado, frutos secos, yema de huevo y lácteos. 

También –aunque en menor cantidad- levadura seca, carnes, pescados y hortalizas.

 

Durante el embarazo produce un síndrome polimalformativo con afectación cardíaca y esquelética.

 

No se han descrito.

 

B3

(Niacina)

 

Ayuda al funcionamiento del aparato digestivo, piel y nervios.

 

Hígado, frutos secos, carnes y quesos curados. 

También –en menor cantidad-  leche y huevos.

 

Pelagra (lesiones cutáneas en zonas expuestas o de roce, diarrea  y demencia).

 

Sensación urente, de hormigueo y prurito, enrojecimiento de la cara, bazos y tórax; tras su ingesta en dosis altas en suplementos o como fármaco.

 

Se asocian a trastornos gastrointestinales específicos y ocasionar ictérica colestásica o hepatotoxicidad.

 

 

B5

(A. Pantoténico)

 

Ayuda a descomponer y utilizar los alimentos (metabolismo)

 

Se encuentra prácticamente en todos los alimentos.

Mayoritariamente en vísceras, yema de huevo y leche.

 

Su carencia aislada es excepcional.

 

Puede ocasionar diarrea.

 

B6

(Piridoxina)

 

Ayuda a producir anticuerpos, descompone las proteínas, mantiene la función neurológica normal…

 

Vísceras animales, pescados, queso y huevos.

También en granos de salvado de trigo y cereales no refinados.

 

La ingesta de fármacos como esteroides, anticonceptivos orales e isoniacida; favorece su carencia.

 

Su deficiencia puede producir convulsiones en lactantes.

 

Se han descrito casos de ataxia y neuropatía sensitiva tras la administración de dosis de tan sólo 100 mg/día a adultos que han recibido suplementos de B6 durante varios meses.

 

B9

(Ácido Fólico)

 

 

Participa en la reproducción celular y ayuda a la formación de glóbulos rojos.

 

Abundante en verduras y hortalizas de hoja verde, legumbre, frutos secos y frutas.

 

Se pierde en gran cantidad en la cocción, y los vegetales que la contienen deben conservarse en la nevera y consumirse preferentemente crudos.


 

Su deficiencia puede producir mielomeningocele y diversos tipos de anemia.

 

La ingesta excesiva de suplementos de folato podría enmascarar y posiblemente retrasar el diagnóstico de la deficiencia de vitamina B12.

 

Las dosis masivas administradas por vía parenteral pueden producir neurotoxicidad.

 

 

B12

(Cobalamina)

Participa en la maduración de glóbulos rojos y el mantenimiento del Sistema Nervioso Central.

 

Hígado, pescados azules, yema de huevo y leche.

La cocción de estos alimentos origina una pérdida de su contenido.

 

La falta de B12 ocasiona Anemia Megaloblástica y una Neuropatía.

 

Sus riesgos de toxicidad son bajos.




 

Recomendaciones Vitaminas y minerales:

La mejor manera de tomar las vitaminas y minerales es a través de los alimentos. Esto no quiere decir que no haya excepciones y algunos niños y niñas necesiten un extra, pero de forma generalizada los suplementos vitamínicos y minerales son sólo necesarios si el pediatra las prescribe y supervisa, ya que tanto su abuso como su carencia son perjudiciales y pueden poner en riesgo la salud del niño/a.

 

Para garantizar el aporte de vitaminas y minerales necesario, hemos de obligarnos:

  1. Consumir dos vasos de leche al día y completar con otros lácteos.
  2. Tomar 3 raciones de fruta al día y mejor sin pelar.
  3. Tomar 2 raciones de verdura al día y poco cocidas.
  4. Consumir todo tipo de carnes y pescados con una media de 60 gr diarios.
  5. Consumir legumbres dos veces por semana.
  6. Mantener lactancia materna exclusiva hasta el sexto mes, y a partir de entonces introducir fruta y verduras con carne y pescado que cubran al aumento de necesidades de vitaminas y minerales.
  7. Favorecer exposición solar diaria de al menos 10 minutos al día.

 

Bibliografía:

  1. Vitoria Miñana I. Vitaminas y oligoelementos. Pediatr Integral 2015; 19 (5):324-36.
  2. OMS. Alimentación del lactante y del niño pequeño.
  3. Familia y Salud. Vitaminas y minerales.
  4. Healthy children. Suplementos alimentarios para niños pequeños.
  5. Peña Quintana L, Ros Mar L, González Santana D, Rial González R.  Alimentación del preescolar y escolar.
Clasificación:Vitaminas y minerales