26-02-2021

RECOMENDACIONES PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS

Recomendaciones para facilitar la correcta administración de medicamentos a los niños y niñas.

Recomendaciones para facilitar la correcta administración de medicamentos a los niños.

 

¿Cómo medir convenientemente la dosis?

  • Medicamentos líquidos:

Las cucharas domésticas no son adecuadas para medir medicamentos; debiendo utilizarse siempre la cuchara graduada, jeringa, recipiente o cuchara dosificadora que viene con el medicamento.

   

Las gotas  para bebés son más potentes que el jarabe para niños pequeños. Si se elige utilizar las gotas en lugar del jarabe, le dará a su niño demasiado medicamento.

Algunos medicamentos se venden en forma de polvo o granulado para ser reconstituidos con agua de inmediato antes de ser suministrados. Preste atención a la marca del frasco que indica el nivel hasta el que se debe añadir agua durante el procedimiento de reconstitución. Un error en la reconstitución provocaría un error en la dosis administrada, incluso podría causar un fracaso de tratamiento o bien toxicidad.

 

  • Medicamentos sólidos:

En caso de que haya que administrar una porción de un comprimido (medio o cuarto), utilice preferentemente comprimidos ranurados (con una marca que facilita la división del comprimido en dos partes exactamente iguales). En la farmacia encontrará “partidores de comprimidos” para fraccionar más fácilmente. 

   

No se recomienda fraccionar el contenido de las cápsulas:

En el caso de los supositorios, si es necesario fraccionarlos, hágalo longitudinalmente.

 

¿Debe o puede tomarlo con algún alimento?

  • Si no se dice lo contrario; el medicamento puede tomarse con o sin alimentos, porque es indiferente. En el caso de los niños/as, los alimentos pueden ayudar a disimular el sabor del medicamento, facilitando su aceptación por estos y estas.
  • Si la recomendación es tomar el medicamento con las comidas o leche, significa que puede ser mal tolerado con el estómago vacío, o que la presencia del alimento aumenta su capacidad de absorción en el tubo digestivo.
  • Si por el contrario se recomienda tomarlo en ayunas, significa que la presencia de alimentos puede impedir que el medicamento tenga el efecto deseado o retrase o reduzca su absorción. En este caso, es recomendable administrarlo 1 hora antes o bien 2 horas después de las comidas.

 

Horario y frecuencia de administración

Es muy importante cumplir escrupulosamente con los horarios y duración del tratamiento prescrito en caso de que se trate de antibióticos, medicamentos que sufran variaciones a lo largo del día, para enfermedades crónicas u otros tratamientos especiales.

Es particularmente importante para los medicamentos la frecuencia de administración de los que interfiera el descanso nocturno, el horario escolar u otras actividades diarias. Por ello, es conveniente diseñar un horario para los medicamentos y horarios de comida que sea cómodo tanto para los padres como para el niño. Existen pequeñas ayudas que pueden facilitar esta tarea como pueden ser:

  1. Uso de alarmas, para recordar los horarios de administración de las dosis.
  2. Facilitar la administración de los medicamentos en los entornos menos familiarizados (escuela, centros recreativos, actividades extraescolares), entregando información escrita y clara con el nombre del niño o niña, del medicamento, de la dosis y horario de administración, así como copia de la receta del pediatra.
  3. Organizar los medicamentos en paquetes de una semana y controlar semanalmente para asegurarse de que se han de administrar las dosis.
  4. Construir un Plan de Medicación personalizado con las horas a las que tiene que tomarlo y las dosis.

 

Medicamentos con mal sabor o difíciles de tragar ¿cómo lo superamos?

Pueden resultar útiles las siguientes recomendaciones:

  1. Mezclar el medicamento con una pequeña cantidad de líquido o con un alimento blando (yogur, puré de manzana…). La cantidad del alimento debe ser muy pequeña y debe asegurarse que el niño o niña asimile la toma completa para que reciba la totalidad de la dosis. No es recomendable mezclar el medicamento en el biberón del bebé ya que es posible que no reciba la dosis completa si no termina el biberón. Pregunte a su pediatra si el medicamento puede mezclarse con comida o líquidos.
  2. En caso de utilizar una jeringa, procure administrar el líquido en la parte interior de la mejilla del niño/a, donde no hay papilas gustativas sensibles a los sabores amargos, así como en la parte posterior de la lengua.
  3. En el caso de dificultad para tragar medicamentos en comprimidos o cápsulas, se recomienda consultar a su pediatra por si existe alguna solución alternativa para que pueda su hijo tomar más fácilmente.

 

¿Qué hacer si el niño o niña vomita la dosis administrada?

Si vomita o escupe el medicamento, NO le dé otra dosis SIN ANTES consultar a su pediatra, que le dirá qué hacer en cada caso.

 

Bibliografía:

  1. CedimCat. Uso de medicamentos en niños.
  2. Pediatría basada en pruebas. Administración de jarabes con cuchara: cuando el tamaño sí importa.
  3. AEPED. En familia: Supositorios.
  4.   Sano y salvo. Cucharas de casa: no para los medicamentos.
Clasificación:Contenido general