16-02-2021

ANTIEPILÉPTICOS

Descripción e información de los antiepilépticos

Antiepilépticos

 

¿Qué son y para qué se usan?

Son un grupo de medicamentos que se usan para tratar la epilepsia. 

Una crisis epiléptica es un episodio de actividad cerebral anómala que se puede manifestar de diversas formas (alteración del estado de conciencia, trastornos de la vista o del oído, sensaciones extrañas, movimientos anormales o convulsiones).

Tipos de medicamentos

Cada tipo de crisis epiléptica se trata con un medicamento diferente. En ocasiones es necesario asociar distintos tipos para poder controlar la aparición de crisis.

Los más frecuentes son:

  • Acido Valpropico
  • Carbamacepina
  • Oxcarbamacepina
  • Topiramato
  • Lamotrigina
  • Vigabatrina
  • Levetiracetam

Existen otros medicamentos que son utilizados en las crisis convulsivas febriles. Estos son Diacepam (por vía rectal) y el Milazodam (por vía oral).

Pero... ¿cómo se administran?

Se toman por vía oral, de 2 a 3 veces al día, recomendablemente con un horario establecido para su administración y tras la ingesta de alimentos, cone l fin de evitar posibles molestias en el estómago.  Se presentan como jarabe, sobres, comprimidos y cápsulas.

Al comenzar el tratamiento, se inicia con dosis bajas, que se van aumentando paulatinamente.

En caso de olvido de una dosis, debe tomarse tan pronto como se recuerde excepto si esta se encuentra próxima a la siguiente toma que se tenía programada, ya que en este caso, se saltará la toma olvidada pasando directamente a la siguiente que corresponde. Es importante recordar que no hay que tomar dosis doble para compensar.

El tratamiento con antiepilépticos es de larga duración, pudiendo mantenerse durante años. En algunos casos infantiles este puede suspenderse gradualmente cuando desaparecen las crisis, únicamente si su pediatra lo cree conveniente.

Precauciones a tener en cuenta

  • Antes de empezar el tratamiento, es muy importante informar al pediatra de las enfermedades previas del niño/a. Ya que algunas de ellas obligan a tomar especiales precauciones respecto a las dosis o pueden desaconsejar la toma de alguno de ellos. También es necesario comunicar y conocer la existencia de alergias a medicamentos, enfermedades cardíacas, glaucoma, problemas psiquiátricos, enfermedades renales o hepáticas, alteraciones del tiroides, entre otras.
  • También se debe informar y conocer acerca de lo que el niño/a está tomando, ya sean medicamentos con y/o sin receta médica, vitaminas, suplementos nutricionales, etc.
  • Sobre todo, al inicio del tratamiento, se vigilará la cifra de células sanguíneas, el funcionamiento del hígado y el riñón, así como el nivel del medicamento en sangre.
  • Durante el tratamiento, las consultas de seguimiento permiten comprobar los efectos beneficiosos del fármaco así como detectar los no deseados.

 

Los Cluster y el Diazepam rectal

 A veces nos podemos encontrar ante situaciones de verdadera urgencia cuando tiene lugar una crisis convulsiva denominada “Cluster de crisis”. Estas crisis son episodios con mayor actividad de crisis convulsivas generales (crisis epiléptica múltiple o dos o más días consecutivos con crisis). Para calmar estos episodios en los pacientes infantiles es necesaria la administración de un gel rectal de diazepam. Este no debe ser usado con regularidad, ya que puede llegar a crear dependencia. Su uso debe estar siempre regulado y supervisado por el profesional de pediatría.

Bibliografía: 

  1. Familia y Salud. Fármacos antiepilépticos
  2. Healthy children Organización
  3. INH. Diazepam rectal. Revista MedlinePlus Salud
  4. Ramos-Lizana J, Martínez-Espinosa G, Rodríguez-Lucenilla MI, Aguirre-Rodríguez J, Aguilera-López P. Frecuencia, semiología y pronóstico de la epilepsia infantil benigna. Rev Neurol 2018;66 (08):254-260

 

Clasificación:Antiepilépticos