21-02-2021

ANALGÉSICOS

Descripción e información de los analgésicos.

Analgésicos

 

Los analgésicos son fármacos que reducen o alivian el dolor, independientemente de su localización o tipo: cabeza, musculares, artríticos, entre otros. La reducción del dolor es tan solo una parte del plan terapéutico.

Experiencia de los niños y niñas ante el dolor

El dolor es una sensación individual molesta debida a la lesión de una parte del cuerpo (dolor nociceptivo) o el daño de una zona nerviosa (dolor neuropático). Esta se acompaña de una experiencia psicológica negativa y puede provocar, si es intenso, respuestas en el cuerpo que aumentan este daño (ascenso de la tensión arterial, de la frecuencia cardiaca y respiratoria, sudoración…). Esta memoria temprana del dolor produce miedo a los niños y rechazo de la atención médica en el futuro.

 

Premisas a tener en cuenta  antes de comenzar a tratar el dolor

1. La intensidad o gravedad del dolor ( se puede “evaluar” con escalas).

2. Qué zona duele (nervio, músculo, órgano…) o cual es el tipo de dolor que se tiene.

3. La duración del dolor o el tipo de procedimiento diagnóstico o terapéutico que se va a realizar.

4. Qué medicamentos se han usado antes para el dolor, su efecto, con que horario.

 

Consideraciones generales en el tratamiento del dolor.

  • En el tratamiento del dolor se pueden asociar medicamentos y medidas no farmacológicas (psicológicas y físicas). 
  • Se puede medir la intensidad del dolor con escalas adaptadas a la edad del niño y a su capacidad de comprensión.
  • Debe valorarse periódicamente el efecto de las medidas para aliviarlo. Siempre que sea posible será el niño el que nos diga la intensidad de su dolor usando estas escalas (escalas de caras tristes-alegres, de números…). En niños muy pequeños o con enfermedades que les impiden expresarse, las escalas tendrán en cuenta la información que dan los familiares o los sanitarios que atienden al niño.

Según la intensidad del dolor valorada con escalas, de cero (sin dolor) a 10 (dolor máximo), podemos hablar de:

  • Dolor leve: puntuación de 1-3.
  • Dolor moderado: de 4-6 puntos.
  • Dolor grave: de 7-10 puntos

Conocer la intensidad del dolor es importante para elegir el analgésico adecuado y en qué forma o por qué vía se va a dar.

 

Tipos de analgésico a utilizar según la intensidad del dolor

a) Dolor leve: Paracetamol y AINES (sobre todo ibuprofeno). Por vía oral.

Uso en cefaleas, otitis media, faringo-amigdalitis, dolores musculares, contusiones.

b) Dolor moderado: Por vía oral y si no se controla el dolor, por vía intravenosa.

  • Sin inflamación: Metamizol. Ejemplos de este tipo de dolor son el dolor abdominal de tipo cólico, quemaduras poco extensas, cefalea, dolor dental….
  • Con inflamación: AINES (ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco). Uso en dolores articulares, traumatismos.

c) Dolor grave: Opioides (morfina, fentanilo), asociados o no a otros fármacos analgésicos que permitirán bajar la dosis de opioide. En el dolor agudo se usa la vía intravenosa por su rapidez de acción. Ejemplos de este dolor: politraumatizados, cirugía muy dolorosa (de tórax, vías urinarias, ortopédica), cáncer...

 

Medicamentos que colaboran en el tratamiento del dolor

Son aquellos medicamentos empleados para reseñar a fármacos que no se usan para el dolor, pero que tienen propiedades analgésicas en algunas enfermedades. 

A estos se pueden añadir a los analgésicos para potenciar el alivio del dolor. Son útiles y comunes para dolores de tipo crónico o casos de cáncer infantil.  Algunos ejemplos son:

- En el dolor neuropático (debido a daño nervioso): antidepresivos y algunos antiepilépticos como la carbamacepina, gabapentina o pregabalina.

- Para el dolor óseo: corticoides, bifosfonatos.

- En el dolor asociado a espasmos (contracturas) musculares, frecuentes en niños con enfermedades neurológicas: diazepam.

Consideraciones sobre la vía de administración de los analgésicos

  1. Oral: es la preferida por los niños. Es fácil de dar, controla el dolor y la podemos encontrar en jarabes y gotas. Permite ajustar la dosis al peso corporal. Como incoveniente podría considerarse su lentitud de efecto, principalmente ante un dolor agudo importante.
  2. Vía rectal: Se utiliza cuando existen vómitos o mala tolerancia a la vía oral. En niños con cáncer no se usa por riesgo de lesionar el recto o el ano y de infección.
  3. Vía transdérmica (parches): no es agresiva. Solo debe usarse cuando el dolor es estable. Está contraindicada en el comienzo con opioides. A veces irrita la piel.

  1. Vía subcutánea*: permite administrar de forma continua muchos analgésicos y otros fármacos cuando no es posible la vía intravenosa. Su absorción es rápida. Es útil para tratar el dolor en domicilio. Necesita agujas y puede producir irritación local. Permite hacer “analgesia controlada por el paciente” (PCA). Nota: La analgesia controlada por el paciente es una vía en la que el paciente mismo se aplica los analgésicos cuando los necesita. Precisa una bomba de infusión. Suele usarse en niños con cáncer para administrar “dosis de rescate” cuando tienen un dolor espontáneo.
  2. Vía intravenosa*: se prefiere para el “rescate” rápido del dolor y cuando el niño tiene una vía puesta (suero) Permite iniciar el tratamiento y ajustar las dosis de los opioides. Se puede dar más de un medicamento, pero hay que hacer un control cuidadoso de ella. Como inconvenientes podría considerarse la agresividad que su actuación presenta
  3. Vía Intramuscular*: Es dolorosa. Su absorción no es mejor que la de la vía oral. Se debe evitar.

*

 

Bibliografía:

  1. INH. Analgésicos . Revista MedlinePlus Salud.
  2. Familia y salud. Manejo del dolor en el niño enfermo.
  3. En familia AEP. Dolor en los niños enfermos.
  4. Mayo Clinic. Sobredosis de acetominofen en niños: por qué importa la dosis
Clasificación:Analgésicos. Antitérmicos. Antiinflamatorios.